Cada 25 de noviembre es habitual, quizá porque es lo más evidente, que reparemos en las mujeres asesinadas por la violencia machista. Pero estos datos son tan solo la punta del iceberg. Un iceberg que bajo las aguas del patriarcado esconde múltiples violencias.

La violencia contra las mujeres tiene su base en la desigualdad entre mujeres y hombres, y está presente en todas las estructuras de la sociedad, desde el ámbito privado hasta el público.

Cuando hablamos de violencia tenemos que tener claro que no solo hablamos de la violencia física. Las mujeres sufrimos múltiples agresiones, no todas ellas físicas, en nuestro día a día y lo que es peor, la pasividad y la complicidad de parte de la sociedad ante estas transviolencias.

Quienes supuestamente deberían garantizar la desaparición de estas desigualdades, ya sea por su actuación irresponsable o por omisión, son partícipes y responsables de la violencia que sufrimos las mujeres, son las instituciones las que ejercen sin ningún miramiento una violencia institucional que perpetua el patriarcado y condena a las mujeres.

Las leyes y las instituciones actúan dando por hecho una inexistente igualdad, sin tener en cuenta que obedecen a la lógica heteropatriarcal de la sociedad en la que vivimos, siendo la situación de partida de unos y otras, marcadamente desigual. No tiene ningún sentido aplicar preceptos de igualdad cuando la situación es claramente desigual.

En las leyes que nos afectan, y que tienen el objetivo de promover la igualdad entre mujeres y hombres, se contempla que ante la elaboración de una norma o el desarrollo de políticas concretas se ha de realizar una evaluación previa del impacto en función del género y se deben incluir medidas dirigidas a neutralizar el impacto negativo de la norma o acto administrativo concreto. Al incluir estos artículos en nuestras leyes de igualdad la Administración asume como cierta la realidad de que las leyes aplicadas de manera neutral pueden afectar negativamente a las mujeres creando efectos perversos y dañinos pertinentes de reparar. Como es habitual, el papel lo aguanta todo, y estas evaluaciones de impacto en función de género no se realizan sistemáticamente, lo que deja a las mujeres absolutamente desprotegidas.

Como sabemos y tal y como muestran los estudios sociológicos y todas las estadísticas, las mujeres parten de una realidad más desfavorable que los hombres tanto en el ámbito social como en el económico. Así, acumulan los mayores índices de pobreza, de desempleo, y de contratos precarios. También cuentan con pensiones mínimas de jubilación, con dificultades de conciliación personal-familiar-laboral, y con sobrecarga por cuidados de personas con dependencia y de menores a cargo.

Siendo, en general, ésta la realidad de las mujeres, es más que evidente que las leyes y las instituciones no solucionan estos problemas y además con su actitud son parte del mismo como demuestran muchas de las políticas que desarrollan.

¿Hasta cuándo la administración va a seguir perpetuando esta violencia contra las mujeres? ¿Hasta cuándo van a seguir siendo cómplices de la violencia contra las mujeres?

 

Anuncios

25N

Imagen  —  Publicado: 24 noviembre, 2017 en blog, keai, Noticias

Subrogazioa orain!

Publicado: 24 noviembre, 2017 en blog, ikeacemos, Noticias

IMG-20171124-WA0002.jpg

Más de 50 puestos de trabajo a punto de ser destruidos en IKEA Barakaldo.

Como la mayoría de la plantilla sabe, la empresa que se encarga de realizar los servicios de transporte y montaje en IKEA Barakaldo dejara de prestar servicio el próximo mes de enero y el mismo día otras 2 empresas entraran a prestar el mismo servicio.

En las últimas semanas el Comité de Empresa nos hemos reunido para tratar la situación de nuestras compañeras y compañeros de MOBEL. IKEA en todo momento ha mantenido que esa no es plantilla suya y que el problema no es suyo. Desde el CE le hemos querido hacer ver que esto no es así, que todas las personas que trabajamos dentro de la “caja azul” somos IKEA.

El pasado 10 de noviembre MOBEL comunicó un ERE de extinción de la actividad. Hemos vuelto a solicitar una reunión de urgencia para intentar salvar estos puestos de trabajo y desgraciadamente IKEA sigue en sus trece diciendo que no es un tema suyo y que no quiere reunirse con el comité de empresa de Mobel.

Desde ELA, ESK-Independientes, LAB y UGT de IKEA Barakaldo queremos recordar a la empresa que todas y todos somos una misma empresa, aunque tengamos distintos uniformes y distintas condiciones laborales la responsable única de todo lo que pase, es IKEA.

Una vez más solicitamos a IKEA que trate a todas las personas por igual, del mismo modo que las empresas de limpieza o seguridad cambian, y sus trabajadoras y trabajadores siguen siendo las mismas personas, ha de hacer lo mismo con la empresa subcontratada de transporte y montaje.

Mobel Norte ¡Subrogación!

Publicado: 25 octubre, 2017 en blog, keai, Noticias

Las más de 50 compañeros y compañeras que trabajan subcontratadas por IKEA en la empresa Mobel Norte (transporte y montaje de muebles) corren el riesgo de perder su puesto de trabajo a partir del próximo mes de enero.
Recientemente IKEA Norte ha comunicado que va a rescindir su contrato con Mobel Norte, y que el transporte y montaje de muebles lo realizarán las empresas Rhenus y Ader. Esta situación provoca que los y las compañeras estén con una gran incertidumbre respecto al futuro de sus puestos de trabajo.
En ese sentido, tenemos que exigir que IKEA, en su calidad de contratista, asegure que las y los compañeros que en la actualidad trabajan para Mobel Norte, sigan trabajando con nosotros y nosotras en las nuevas empresas adjudicatarias del servicio.

Vídeo  —  Publicado: 26 mayo, 2017 en ikeacemos, keai, Noticias

Desde que en el año 2014 una amalgama de sindicatos y movimientos sociales de las distintas naciones y territorios del Estado español confluyésemos en la Marchas de la Dignidad – Duintasun Martxak marchando hasta Madrid, reclamando ‘ Pan, Trabajo, Techo y Libertad’ la situación política, social y económica tanto del conjunto del Estado español como de Hego Euskal Herria poco ha cambiado y, en algunos aspectos lo ha hecho a peor.
Millones de personas siguen en desempleo, con una protección social cada vez menor, mientras empresas, bancos y personas ricas han incrementado sus ganancias de manera exponencial. Cientos de personas son desahuciadas de sus casas todos los días, mientras miles de millones de euros se han gastado en rescatar a los mismos bancos que nos desahucian.
Los partidos corruptos y neoliberales siguen gobernando tanto en Madrid como en Gasteiz, imponiendo sus políticas antisociales valiéndose de su poder económico, mediático y de la represión de la lucha social y sindical.
La igualdad entre hombres y mujeres sigue siendo un objetivo lejos de ser alcanzado y el feminicidio una realidad sangrante que ha dejado más de 700 mujeres muertas en los últimos 5 años.
Esta realidad nos llama a la necesidad de movilizarnos y hacerlo desde el marco más amplio y transversal posible, haciendo evidente el conflicto social también en el marco estatal desde el que recibimos muchos de los ataques contra nuestros derechos y libertades. Desde Hego Euskal Herria tenemos que hacer nuestra aportación para tumbar el régimen del ’78 por ser un régimen corrupto que no garantiza el bienestar de las personas ni respeta nuestras libertades individuales y colectivas.
Por ello el día 27 de mayo ESK estará en Madrid dentro de la convocatoria de manifestación que las Marchas de la Dignidad han realizado, y os invitamos a todas y todos a acudir junto a nosotras en los autobuses que organizamos (contacta con nuestras sedes para apuntarte).
PAN, TRABAJO, TECHO E IGUALDAD

  • Por el empleo estable, salarios dignos y la Renta Básica. Derogación de las reformas laborales.
  • Por la defensa de los servicios públicos como derechos esenciales.
  • En defensa de pensiones públicas dignas y a cargo de los Presupuestos. No al Pacto de Toledo.
  • Por la libertad de las personas presas y procesadas por luchar.
  • Por el no pago de la deuda. Troika fuera ya de aquí.
  • Ni CETA ni TTIP, soberanía popular frente a las imposiciones del capital.
  • Contra el feminicidio: Nos queremos vivas, ni una menos.
  • Por el derecho a decidir de los pueblos y naciones.

 

Desde las élites políticas y económicas tratan de convencernos de que la recuperación es un hecho. Sin embargo no les oímos hablar de las consecuencias que esta última década de recesión ha supuesto para la clase trabajadora.

Mientras unos pocos han obtenido grandes beneficios de esta estafa a la que llamaron crisis el resto, la mayoría, seguimos pagando sus consecuencias.

Las políticas de recortes aplicadas por los diferentes gobiernos nos han dejado un cada vez peor sistema de protección social y unos servicios públicos cada vez menos públicos, de peor calidad y más restrictivos. Un estado de bienestar con unas prestaciones cada vez más disminuidas, pensiones cada vez más bajas…

De poco o nada sirve tener empleo si éste es un empleo absolutamente precarizado tanto en condiciones salariales como en lo que a derechos laborales se refiere. Empleos que no garantizan el bienestar de las personas que lo tienen y que nos condenan a trabajos y vidas precarias con especial gravedad en el caso de las mujeres que siguen siendo quienes de manera más atroz sufren la unión perfecta  entre el patriarcado y el capitalismo.

Una precariedad que no solo nos impide tener unas vidas dignas de ser vividas sino que además nos mata y es que si hay algo que no se ha reducido son los accidentes laborales que no dejan de producirse ante la mirada indiferente de la patronal y las instituciones.

Pero la experiencia nos dice que hay alternativas, que es posible darle la vuelta a esta situación y este 1 de mayo tiene que ser el principio. El principio del fin de la pérdida de nuestros derechos sociales y laborales. En Steilas y ESK lo tenemos claro, está es no será una lucha fácil, nunca lo fueron, pero es necesario plantar cara al sistema y que lo hagamos de la mano, todos y todas juntas, solo así podremos arrebatarles lo que nos han quitado.

Leer periódico de campaña Matxinada